New Milton – 12/10/2019 y 13/10/2019 – Portsmouth y último finde en Inglaterra

¡¡Buenaaas familias, amigos y amigas!!

 

Y llegó el último fin de semana en tierras anglosajonas, parece mentira… Alguno más la verdad es que no nos habría importado, creemos que hay bastantes que no quieren volver a Vigo…

Pero antes de marchar toca disfrutar de los dos últimos días aquí, que para eso vinimos. Después de las visitas la primera semana a Londres y la segunda a Winchester, hoy nos tocó una excursión a una ciudad portuaria histórica como es Portsmouth. Después de hora y pico en bus, llegamos a la ciudad, con nuestra amiga la lluvia acompañándonos tímidamente.

Allí cerca se hallaba el gran puerto de Portsmouth, al cual entramos después de pasar el obligatorio control de la entrada (tenemos demasiada pinta sospechosa…). Ya dentro pudimos observar diferentes navíos ingleses, todos muy majestuosos, que desprenden una gran historia. También había alguna tienda de antigüedades dentro del recinto, la cual interesaba a chicos nuestros como Ulises, con toda clase de armaduras y armas de otras épocas.

Ya después, tuvimos oportunidad de tiempo libre que cada uno administró como más le apeteció: haciendo alguna compra, paseando, comiendo, etcétera. Aunque la lluvia nos seguía dando algo la lata… pero no nos íbamos a quedar parados en nuestra última excursión.

 

El domingo fue ya el definitivo día, que disfrutamos de diferentes maneras, ya sea en familia o con nuestros amigos y amigas. ¡Algunos incluso se atrevieron a acercarse a la playa y probarla! Moito de praia non estaba… Eso sí, había que estar pronto en casa para ir preparando maleta y mochila, ya que al día siguiente nos teníamos que levantar sobre las 5, casi nada…

Y así por nuestra parte rematamos el finde, nosotros nos vamos a dormir, que nos espera un día largo de viajes en coche, bus, avión y más avión… ¡¡Nos vemos!!

New Milton – 11/10/2019 – ¡Último día en Arnewood School!

Hoy es nuestro décimo cuarto día en The Arnewood School y también el último!

El 24 de septiembre entramos por primera vez en el hall con nuestros monitores, a los que habíamos conocido el día anterior, dispuestos a conocer a los que serían nuestros buddies, nuestros compañeros y compañeras y, quien sabe, quizás futuros amigos y amigas.

Eran todo novedades, nueva gente y una cultura un tanto diferente. Pero todo fue más fácil de lo que se imaginaban. En la escuela desde el primer momento nos recibieron muy bien, desde el director, pasando por el profesor Mr. Martin, hasta los buddies. La acogida no podía haber empezado mejor, porque siempre hay nervios e inseguridad de ver cómo será todo.

Hay quien ha echado mucho de menos la comida (Laura y las albóndigas de su madre), las servilletas o los pasos de peatones…  pero parece que echarán mucho más de menos a sus amigos y amigas ingleses.

Ya el miércoles empezaban a pensar en que se avecinaba despedida y nuestra Uxía se vino un poco abajo, pero nada que sus compis no pudiesen solucionar dándole mimos y abrazos. Porque esta experiencia no solo se trata de aprender inglés, que para eso ya están las academias, esto es la vida misma pura y dura, pero lejos de nuestra casa, con todo lo que conlleva: vivencias, idioma nuevo, nuevas personas que aparecen, etc. Todo ello es de lo que consta una inmersión.

En este último día, nos reunimos a las 14:00 en un aula los estudiantes, los monitores, Mr. Martin y el director de la escuela. Después de una charla de despedida del director, se puso su túnica y nuestros estudiantes fueron a recoger sus diplomas de Arnewood School, con la debida reverencia y apretón de manos.

Al terminar tocaba molestar un poco a nuestros chicos y chicas con los test de nivel finales que realizaron en los ordenadores, todos muy concentraditos. Aún así tuvieron tiempo muchos de ir a dar una última despedida a sus buddies.

Para terminar, una despedida a New Milton con un pequeño paseo y charla con compañeros de la escuela que andaban por ahí también, antes de ir a la estación.

Ya todos y todas en casa esperamos el último fin de semana aquí con un ojo puesto ya en nuestra marcha el lunes.

¡¡Nos vemos en la siguiente entrada de este blog!!

GODALMING – 14/10 – Vuelta a casa

Un saludo a todos; hoy, por última vez. Antes de que pudiésemos darnos cuenta ha llegado el final de esta historia que habéis estado siguiendo a lo largo de 3 semanas.

El lunes por la mañana había llegado el momento de irnos. Muy temprano, siendo todavía de noche, tendríamos que levantarnos, prepararnos e irnos rumbo al colegio, donde el autobús nos recogería a las 6:30.

Antes de partir llegaba el momento de despedirse de los familiares que se habían acercado hasta el instituto para dejarnos. Lo único que podíamos hacer era expresarles nuestra gratitud por abrirnos las puertas de sus hogares y tratarnos como si fuésemos uno más de la familia.
Por mucho que costase asimilarlo, el autobús llegó, por lo que debíamos irnos.

El trayecto hasta el aeropuerto aún era largo. Cada uno aprovechaba el tiempo a su manera: Unos escuchaban música, otros simplemente hablaban y algunos se quedaron dormidos.
Los alumnos habían escrito en un mensaje un recopilatorio de todo lo que creían que había sido especial y debían recordar. Gabriela empezó a leerlo para hacer más ameno el viaje, aunque algunas de las cosas prefirió saltárselas al estar delante los monitores.

Tras hacer una pequeña parada en Sunbury on Thames para recoger a nuestros compañeros, finalmente acabamos llegando al aeropuerto de Heathrow, donde no perdimos el tiempo y fuimos directos a facturar las maletas.
Después tendríamos que pasar por el control de seguridad, donde nos retrasaríamos un poco entre cacheos y revisiones de mochila. Algunos alumnos despistados llevaban cosas prohibidas encima, como botellas de agua o hasta unas tijeras grandes dentro del estuche.

Una vez habíamos hecho todo lo necesario, al tener tiempo de sobra, los alumnos pudieron disfrutar de tiempo libre en el aeropuerto para hacer lo que quisiesen.
A la hora acordada todos regresaron, y sentados esperaríamos a que saliese en la pantalla la puerta de embarque a la que deberíamos acudir.

En cuanto el número de la puerta se anunció, nos acercamos hasta los asientos que estaban delante. Al ser varios los grupos que volvíamos, se formaron colas largas, pero acabaríamos entrando todos al avión sin ningún percance.
El avión tardaría en despegar, lo que haría que llegásemos a Madrid con el tiempo bastante justo. Nada más llegar a la capital, tuvimos que ir directos, y sin perder ni un segundo, a las colas de la puerta de embarque. Aún así, pudimos entrar todos a tiempo.

El viaje desde Madrid a Vigo fue un poco turbulento, lo que hizo que más de un alumno se asustase, pero el avión llegaría al aeropuerto sin ningún tipo de problema.

Después de 3 semanas se hacía raro, pero estábamos de vuelta en casa.
Poco a poco las maletas iban llegando, hasta que todos tuvieron la suya.
Los alumnos llevaban todo el viaje quejándose de la cantidad de fotos que les sacaba, pero, tristemente, llegaría el momento de la última.

Será muy difícil olvidar todo lo que hemos vivido durante estas 3 semanas por tierras inglesas, ya que ha sido una experiencia muy enriquecedora para todos nosotros.
Estoy seguro de que todos, al igual que yo, han vuelto a casa llevándose un buen recuerdo.

Lo único que me queda por hacer es dar las graciasGracias a las familias por ir siguiendo el blog, dejarme siempre buenos comentarios y hacerme un gran recibimiento en la vuelta a Vigo. Pero, sobre todo, gracias a los alumnos, que, con sus más y sus menos, han conseguido llegarme al corazón en tan poco tiempo, lo que hará muy difícil que me olvide de ellos.

Adiós, con cariño, Ismael.

Días 19 y 21 – 12 y 14 de octubre – ¡Esto es todo, amigos!

Todo lo bueno se acaba y nuestro viaje no iba a ser una excepción.

Llegamos al sábado y con él una de las actividades más esperadas por las chicas, la jornada de “Water sports”. Ni que decir tiene que a estilosas no les gana nade y que, aunque los trajes que nos tenían preparados para la ocasión no eran, precisamente, el último grito de Pennies, todas supieron vestirlos con elgancia suprema.

La verdad es que, para lo que es Irlanda, el tiempo nos aydó bastante. La lluvia se contuvo durante toda la jornada e incluso brillaba un sol engañoso, pues el frío no nos abandonaría durante todo el día. Por ello, la frase más repetida por las chicas fue aquella de “¡No siento los pies!”.

Algunas de ellas tuvieron algún cambio de impresiones con el agua y acabaron empapadas aunque, como bien reza el refranero español que es muy sabio en estos menesteres, “sarna con gusto no pica”. Una ducha y una toalla y ¡como nuevas! Camino al castillo de Birr. Una auténtica maravilla que parecía querer trasladarnos a una parte de la historia más propia de Robin Hood.

Sin embargo, entra tantas risas y complicidades, empezaron a escaparse algunas lágrimas. Llegaba el domingo, día que los monitores aprovechamos para descansar y ellas exprimieron al máximo…

 

… porque luego llegó el lunes del adiós. Adiós a Irlanda, a los nuevos amigos y también a aquellos que quizá fueron algo más. El adiós a una experiencia de la que todos deseamos que hayan sacado el máximo partido. Una experiencia que les debe haber permitido madurar, reflexionar, establecer prioridades, apreciar el valor de las cosas y las personas y, en definitiva, que les debe haber enseñado un poco más de la vida. ¿Lo habremos conseguido? Solo el tiempo lo dirá.

Hasta la próxima.

Costessey – 14/10 – Regreso a casa!

¡Hola familias!

El día empezó para nosotros muuuuy temprano en Norwich…ni más ni menos que nos dispusimos a coger a las 3 de la mañana el bus que nos iba a llevar al aeropuerto de Gatwick.

Uno pensaría que aprovecharíamos las 3 horas que nos llevaría el viaje hasta el aeropuerto para echar una cabezadita…pero es que estábamos tan nerviosos que la mayoría nos pasamos el viaje recordando las batallitas y anécdotas que vivimos durante estas tres últimas semanas.

Y es que han sido un montón de experiencias nuevas, nuevos amigos, nuevos lugares…que la verdad, nos da mucha penita irnos, aunque al mismo tiempo también teníamos muchas ganas de ver a nuestras familias, y es que ¡también os echamos un montón de menos!

Tras llegar al aeropuerto, y mientras esperábamos nuestro turno para facturar, para matar el tiempo organizamos una carrera de maletas. No os lo vais a creer, pero a pesar de todas nuestras compras ¡ninguno nos pasamos de peso!

Después toco pasar el control. Menos mal que fuimos con tiempo suficiente porque nos llevó bastante tiempo: entre que a algunos les dio por pitar el scanner y a otros se nos olvidó sacar nuestros aparatos electrónicos de la mochila, pues estuvimos bastante tiempo, ya que cuando era así nos revisaban todo.

Una vez pasado el control tuvimos un poco de tiempo para hacernos con los últimos caprichos en las tiendas del aeropuerto, y cuando nos quisimos dar cuenta ¡ya estábamos rumbo a Madrid!

En Madrid nos tocó ir a las carreras ya que a penas tuvimos tiempo para hacer el transbordo. Así que como si fuera la escena final de una película, y manteniendo la emoción hasta el último momento, se pudo ver por el  aeropuerto a 25 sudaderas rojas corriendo para llegar a tiempo a la puerta de embarque. ¡ Y llegamos a tiempo!

El vuelo a Vigo se nos pasó sin darnos cuenta. Por fín habíamos llegado ( ¡y nuestras maletas también!).

Cuando se abrieron las puertas allí estaban nuestras familias esperando. Muchos besos y abrazos y la promesa de volver a ver pronto a los nuevos amigos que hemos hecho.

Por nuestra parte, decir que también ha sido una experiencia inolvidable para nosotras  y ¡ha sido un placer haber pasado estas 3 semanas con vuestros hij@s!

¡Hasta pronto!

Costessey – 12/10 Paseo por las marismas de Ranworth Broad y Visita a Great Yarmouth!!

¡ Qué tal todos!

Hoy tuvimos nuestra última excursión del programa. No tuvimos que madrugar tanto como la semana pasada, y quedamos a las 9 de la mañana para coger el bus.

Esta vez, después de disfrutar de actividades más cosmopolitas durante las anteriores semanas, nos ha tocado disfrutar de la naturaleza!

Ranworth Broad es una reserva natural de 136 hectáreas situada al noreste de Norwich.  Hogar de especies como la nutria, el charrán común, el águila pescadora, el cormorán o las mariposas de cola de golondrina.

       

A nuestra llegada, y tras ser recibidos por un simpático grupo de patos de los que nos hicimos amigos, nos dispusimos a seguir la preciosa pasarela que transcurre  sobre el agua y que está  rodeada de una frondosa vegetación que nos guió hasta el centro de información a visitantes.

Este centro, cuenta además, con un observatorio de aves, ya que ofrece unas impresionantes vistas al mar abierto desde la segunda planta, aunque debido a que no nos hizo muy buen día, fueron pocas las aves que se dejaron ver. También dispone de una tienda de regalos en la que estuvimos haciendo algunas compras para llevar recuerdos a nuestras familias.

Tras regresar de nuevo al bus nos dirigimos a la ciudad costera de  Great Yarmouth, famosa por ser un destino familiar de vacaciones.

Allí visitamos la iglesia de San Nicolás y después, tras un breve paseo, algo coménzo a despertar nuestros sentidos…¡el aroma de los diferentes platos que se venden en su mercado central! Este mercado está  formado por unos 40 puestos en los que se puede encontrar desde carne, pescado y verduras, hasta ropa, artículos para el hogar y por supuesto, comida lista para disfrutar.

Allí decidimos hacer una parada para nuestro merecido lunch y tuvimos tiempo para explorar el mercado y sus alrededores por nuestra cuenta.

       

Más tarde, y ya todos juntos de nuevo, nos dirigimos al paseo marítimo de la ciudad. De camino, paseamos por una de sus calles comerciales e hicimos una parada en Docwra Rock Shop. Se trata de una tienda de caramelos artesanos que abrió sus puertas al público en 1922. ¡Hace casi 100 años!. En ella y a través de unas cristaleras se puede ver el proceso de producción de los caramelos que podemos encontrar de todos los sabores y colores imaginables…¡hasta con chili picante!

Después nos dirigimos al paseo marítimo que  está lleno de atracciones de feria, recreativos y ¡hasta un campo de mini golf!. Allí estuvimos explorando por nuestra cuenta hasta que fue de nuevo la hora de reurnirnos para regresar de nuevo a Norwich.

¡Mañana será nuestro último día de aventura! Nos vamos a la cama para poder aprovecharlo a tope mañana.

 

 

OTTERY ST MARY – 12/10 – ¡Vuelta a casa!

¡Hola a todos y todas ya desde tierras españolas! ¿Cómo está yendo la vuelta a casa y a la “vida real”?

Para nosotros, fue muy difícil despedirnos de  Exmouth y de la genteque habíamos conocido allí… ¡Pero tocaba volver a casa! Unas horas después de terminar la fiesta de despedida del barco, nos reunimos a las 2 de la mañana con las maletas, listos para coger el autobús que nos llevaría al aeropuerto de London Gatwick. ¡Nunca hubo un trayecto más silencioso! Íbamos todos y todas durmiendo profundamente.

Al llegar a Gatwick, no nos quedó otra que despertarnos, bajar del autobús, coger las maletas y entrar al aeropuerto. Allí facturamos las maletas y nos juntamos con otros grupos del programa “Vigo en inglés” que también volvían a Vigo desde Londres. En total, sumábamos unos 90 estudiantes. Cuando subimos al avión, prácticamente todos los asientos estaban ocupados por estudiantes con las famosas sudaderas rojas. Varios pasajeros nos preguntaron por nuestra experiencia en Inglaterra y, a pesar de que éramos muchos, nos felicitaron por el buen comportamiento de los grupos durante el vuelo.

¡Por el aeropuerto de Gatwick!

Aterrizamos en Madrid, donde tuvimos unas horas de escala, que aprovechamos para comer, descansar, pasear por las tiendas de la Terminal T4 de Barajas. Cuando por fin anunciaron la puerta de embarque del vuelo a Vigo, nos dirigimos a ella. Mientras embarcábamos, cayó alguna que otra lágrima, pues éramos conscientes de que la experiencia estaba llegando a su fin. El vuelo Madrid-Vigo se nos pasó en un abrir y cerrar los ojos, y cuando aterrizamos hubo un montón de abrazos y momentos emotivos. Muchos chicos y chicas que no son del mismo instituto prometieron mantener las amistades que han hecho y seguir viéndose.

Preparados para el vuelo Madrid-Vigo

Abrazos de despedida en Peinador

Cogimos nuestras respectivas maletas en la cinta y salimos de la terminal. ¡Había muchísima gente! Y todos recibiendo a los integrantes de “Vigo en inglés”. Entre tantas personas, conseguimos encontrar a nuestros familiares. Se mezcló la pena por acabar esta experiencia con la alegría por ver a nuestros padres, hermanos…¡y perros! Tras más abrazos, dimos por concluida esta aventura, y todos y todas nos fuimos con nuestras respectivas familias (que no host families) para contarles todo lo vivido estas tres semanas y tener un más que merecido descanso.

Último Selfie del grupo de Ottery St Mary

Como monitora que ha acompañado al grupo estas tres semanas, quiero decir un enorme GRACIAS a los catorce chicos y chicas que han hecho que esta experiencia sea tan maravillosa: Ana, Alexandre, Arturo, Carmen, Cristina, Inés, Iván, Laura, Mario, Natalia, Nerea, Paula, Sara y Yaiza. Un grupo espectacular que ha sabido aprovechar al máximo esta oportunidad, y que han demostrado ser no sólo unos alumnos estupendos, sino también unas personas maravillosas.

¡Gracias por hacer que este trabajo sea el mejor del mundo! ¡Nos vemos!

Carmen.

HAFOD, VUELTA A CASA 12\10\19

Y llegó el día D! Toca regresar a casa. Si muchos ya no tienen muchas ganas de dejar atrás esta ciudad que tan cariñosamente nos ha recibido, poco ayuda el tener que arrancar a las 00.00 de la estación donde a lo largo de estas tres semanas habremos cogido 60 buses, sin exagerar. Ya sólo los que nos llevaron al cole todos los días, ida y vuelta ,ya suman 30.

Y que triste fue despedirnos de nuestras familias de acogida…aunque todos hicimos la promesa de volver a vernos en  Galicia o en Gales!

Legamos al aeropuerto de Gatwick a las 5.00 pero como el aeropuerto es enorme ya fuimos matando el tiempo solo al desplazarnos hasta el mostrador para facturar.

Al aterrizar en Madrid ya nos sentimos como en casa ,ya se oìa a la gente hablar en español y solo 5 horas! de espera para el despegue nos separaba de los nuestros.

Aprovechamos la compañìa de los amigos que hicimos en los grupos de Cadoxton y Port Talbot y quedamos en volver a vernos cuando regresáramos a nuestra rutina en Vigo.

 

Las despedidas siempre son tristes pero la alegría de ver a tus seres queridos esperando por nosotros la supera con creces.

Gracias por estar ahí, familia y gracias por compartir esta maravillosa aventura con nosotros a través de este blog .

.

BROADCLYST-12/10+13/10-Plymouth, last day, aeropuerto y despedida

¡Hola familias!

Ya nos tenéis dentro de nadita de vuelta. Ayer fue nuestra última excursión de este programa, fuimos a Plymouth, es un puerto y una base naval situada en Devon.

Nuestro planning era ir a Dartmoor y luego a Plymouth pero debido al mal tiempo no pudimos ir a Dartmoor, un parque nacional de Reino Unido. Así que aprovechamos nuestro último día descubriendo la ciudad ya que nos sobraba bastante tiempo, así que visitamos Plymouth, una ciudad portuaria y una base naval. Esta ciudad tiene protagonismo en la Segunda Guerra Mundial.

Después tuvieron gran parte de tiempo libre para visitar la ciudad y hacer sus últimas compras ya que hoy nos esperaba un día bastante largo.

Quedamos todos en la entrada del centro comercial, Drake Circus a la 16:00 para volver a Exmouth y despedirnos de nuestros monitores que hoy nos acompañaron, Sam y Luke. Tuvimos que parar en Exmouth Community College porque la carretera estaba cortada debido al Carnival de Exmouth.

Todos nos fuimos prontito para casa para rematar con nuestras maletas y pasar nuestro último rato con las host families e intentar descansar un poco ya que nos esperaba un día muy largo.

A las 4:30 de la mañana ya estábamos todos yendo para el autobús que nos llevaría al aeropuerto. Teníamos el vuelo a las 11:30 de la mañana: facturamos rápido y pasamos el control.

Llegamos a Madrid y tuvimos que esperar mucho tiempo hasta que a las 19:40 ya salía nuestro vuelo a Vigo. Estábamos muy cansados pero emocionados por volver a veros.

Y este viaje se acabó, os voy a extrañar mucho a todos y os quiero mucho. Gracias a todos por brindarme con esta gran experiencia y siempre os voy a recordar. CLYST VALE!!

Haciendo escala